Make your own free website on Tripod.com

Sobre la manipulación y lo que pasa en el mundo (I).
Por Sergi, del Planeta Terra.
Blue Cosmic Monkey, Rhytmic 8.

 

Este documento es la primera parte de algunas reflexiones sobre la manipulación a la que estamos sometidos la mayoría de seres humanos de forma inconsciente. Si lo prefieres, puedes ir a otros capítulos:

Quiero aprender con el segundo capítulo

 

Quiero reír con el tercer capítulo

 

Quiero alucinar con el cuarto capítulo

 

En los dos primeros capítulos me dedicaré a tratar conceptos básicos y la parte psicológica/espiritual del tema. A partir del tercer capítulo para adelante, hablaremos de casos concretos (alucinantes) de cómo somos manipulados y qué está sucediendo realmente detrás de la versión “oficial” de los hechos.

 

Todo lo que leas es sólo mi punto de vista en el momento en que se escribió. Un punto de vista es sólo eso: una visión particular de una parte del Todo. Lo interesante es que seas consciente de esto: estoy compartiendo “mi visión” de una parte de la Vida. No confundas, por favor, lo que digo, con el Todo. Hay muchas otras partes que no veo, y otras que aquí no trato. También hay muchas otras visiones (la tuya), y todas son válidas. Si encuentras mi punto de vista interesante, puedes compartirlo con otras personas enviándoles esta reflexión por email.

Tomar consciencia de que estamos manipulados puede resultar molesto, pues a nadie le gusta sentirse manipulado. Pero, lo curioso es que más de uno se enfadará conmigo cuando le diga cómo le manipulan. ¿Porqué? Porque, por extraño que parezca, hay una parte de nosotros que le gusta ser manipulada . Esa parte, se llama “ego”, y es, por si lo sospechabas, la parte que también gusta “manipular” a los demás.

Defino “manipulación” como hacer de forma inconsciente o semi-consciente lo que otro quiere. Ese otro, recuerda, es nuestro amigo “ego”. Nadie o nada puede manipularnos si no encuentra en nosotros un “anclaje”, algo capaz de ser manipulado. A no ser que estemos en el 100% de nuestra autorealización (potencial individual del ser humano), tendremos una parte nuestra sumergida en el inconsciente. Cuanto mayor es nuestro inconsciente, mayores son las fuerzas de nuestro “ego”, y mayores las fuerzas que buscan manipular y ser manipulado.

¿De qué modo manipulamos y nos manipulan? ¿De qué forma “caemos en la tentación” del ego? Aquí tienes una respuesta posible: mayoritariamente a través de los 3 primeros chacras o centros energéticos del cuerpo humano.

    1) El miedo: Nos manipulan generándonos miedo. ¿A qué? Básicamente a “la muerte” y al “Diablo”.

    2) El sexo: Nos manipulan activando nuestro segundo chacra. Lo activan a base de “imágenes mentales” con contenido sensual y pornográfico.

    3) El poder: Nos manipulan engrandeciendo nuestro “ego” a través del “dinero” y la sensación de poder (3er chacra) que da “controlar” a los demás.

El miedo, el sexo y el poder son los tres botones que repetidamente nos llevan a perder la cabeza y el culo. Si nuestra consciencia está exclusivamente polarizada en los 3 primeros chacras (97% de la humanidad hoy en día), la manipulación será lo “normal” y, lo “anormal”, será no sólo sentirse libre de manipulación, sino simplemente hablar de la manipulación”. ¿Manipulación? ¿Dónde? ¿Quién? ¿Yo?

Jeshua Ben Josep, con consciencia crística, dijo: “La Verdad os hará libres”. Libres del “ego” que nos tiene manipulados y tiene a este mundo en la más oscura ignorancia.

Somos ignorantes de nuestra propia oscuridad. ¿Oscuridad? ¿Qué oscuridad? Buena pregunta. Si estás de pie, mejor que cojas una silla. Somos inconscientes de aquello que rechazamos de nosotros mismos (y por lo tanto de los demás), como nuestro “miedo a morir”, nuestro “apetito sexual-animal” y “nuestros sueños de poder”. ¿Yo??? Yo sueños de poder? Yo, miedo a la muerte?.... Seguir negándolo (de forma inconsciente) es seguir ignorantes de una parte de nuestra realidad. Y eso, aunque es “reconfortante para el ego”, aunque quede arrinconado en la caja del olvido, acaba doliendo.

Siddarta Gautama, con consciencia búddhica (=crística), dijo que el sufrimiento es debido a nuestra ignorancia . Creemos ser libres pero en verdad estamos presos en el juego del ego. Creemos saber pero no sabemos, y ese es el engaño (“maya”) que tiene atrapado en su oscuridad al hombre común.

Dejar de ser manipulado es posible cuando dejamos de caer en las trampas de nuestro ego, es decir, cuando empezamos a reconocer lo efímeras que son sus “grandes” propuestas. Salta fuera de los tentáculos del ego y no habrá tentaciones. Si hay tentaciones, hay algún tentáculo por ahí metido, y cuando hay un tentáculo, te va a manipular, no podrás ser dueño de tus actos, caerás en el hábito, caerás en el círculo vicioso y, en tu ignorancia no podrás descubrir la libertad que hay más allá de los tres primeros chakras. Si siempre haces caso a tu ego, tu realidad, lo que tu vivirás como realidad, tendrá sólo estas 3 coordenadas:

            - Altura: poder
            - Profundidad: sexo
            - Anchura: miedo

Estas son las coordenadas principales de la mayoría de personas. En la lista puedes poner a obreros y Presidentes de Gobiernos, a religiosos y ateos, a analfabetos y Premios Nobel, a alumnos y profesores. No es cuestión de “titulitis”, es cuestión de grado de consciencia. (Papas y mamás de todo el mundo: el grado de consciencia tampoco depende de la edad. Con cariño, el pequeñín de la familia.)

Estar en las garras de estas 3 coordenadas es cuestión del grado de consciencia que ha ido desarrollando la persona a lo largo de su(s) vida(s), no de su “cultura”, “edad” o “condición social”. Cuanta más consciencia, más “verdad”, más “libertad”, dijo alguien con consciencia crística. Cuanta menos consciencia, más “ilusión”, más “ignorancia”, más “sufrimiento”, más “manipulación”, dijo alguien con la misma consciencia.

¿Qué hay pues en gran medida en la mente de tantas personas en este Planeta Terra?

    1) Miedo: a perder el empleo, a decir lo que piensa, a pensar lo que dice, a reírse de lo poco que piensa, a soltar esas inhibiciones, y un millón de etc.

    2) Sexo: ¿Cómo seduzco a la secretaria? ¿Cómo caerle bien a esa chica, y como pasar desapercibido a esa gorda?  ¡Vaya tía! ¡Vaya tío! Si tuviera 10 kilos menos... Tengo que ir a la peluquería, y un millón de etc.

    3) Poder: ¿Cómo engañar al cliente? ¿Cómo ganar cuota de mercado? Quiero ese coche. Vivo en Sant Cugat. ¿Cómo echar fuera los inmigrantes? El domingo metimos 3 goles. Vuestro grupo necesita un representante. O estás conmigo o estás contra mí. O eres patriota o eres desertor. O eres cristiano o eres pecador. Morir por algo grande es ser grande. Saldré por la tele. Y un millón de etc.

Ese es el contenido mental de millones de seres humanos. La mente colectiva es chacra 1, 2 y 3. No pasa de ahí. Por eso es tan fácil manipular al colectivo. Dales sexo, drogas y rock and roll y tienes a tus pies el mundo. Rectifico: tienes a tus pies el “inconsciente ego” del mundo. Si no van por las “buenas”, prueba por las “malas”: dales miedo (y luego recuerda de darles el remedio). Así te obedecerán. Tranquilo, si no te obedece uno, lo hará cuando te obedezcan otros. Así funciona el instinto de rebaño. Dales palo o zanahoria, y verás como todos te siguen.

     

    ¿Me sigues? ¿Sí? Fantástico.

    Pues hasta aquí hemos llegado. Fin de la primera parte. Otro día, más. Si te ha gustado, puedes compartirlo ahora.

     

     

    Sergi,
    Planeta Terra.